martes, 10 de diciembre de 2013

Hablando Sin Decir Nada #2: ¿Porque Nadie Ama?

Es algo un poco triste saber que alguien a quien amamos o queremos no nos ama de la misma manera incondicional e intensa como nosotros le amamos. Es trágico para ambas partes. Mientras que alguien se queda en una fantasía, anhelando y esperando que alguien les corresponda en su amor, puede que se quede esperando por siempre y su corazón se despedace sin que nadie pueda hacer nada. Mientras que el que no ama, muchas veces se engaña a si mismo, se crea una fantasía de que de verdad siente lo mismo que la otra persona, cuando no es así.

Es trágico amar y que no te amen igual. Pero es más trágico amar y que te amen de mentira. De nada sirve estar en una relación en la que las dos partes no estén del mismo lado. Ese tipo de relaciones nunca llegan a un lugar bueno. Se quedan atascadas en fantasías y sueños, que puede que nunca pasen. Tu lo has visto, en noviazgos o incluso matrimonios en los que la persona que alguna vez amo de más ahora no puede amar ni un poco. Los corazones quedan tan adoloridos y deshechos y con tanto miedo que es muy difícil que vuelvan a creer que existe el amor.

No hay que engañarnos, no hay que mentirnos. Si no podemos o no queremos amar a alguien es mejor que la dejemos libre, no hay que tenerla a un lado haciendo ilusiones que sabes que nunca pasaran.

No hay que obligar y no hay que presionar a que nos amen. Porque cuando hagamos eso, puede que acabemos con el amor que pudo haber sido. Entiendo que a veces no es que queramos, si no que necesitamos ser amados por alguien. Alguien a quien le entregamos todas nuestras noches pensando en un futuro. Alguien que siempre este allí, escuchándonos y apoyándonos. Y a veces en las que creemos que necesitamos tanto de alguien para que nos pueda amar que nos olvidamos de quien es el que debe amarnos ante todas las cosas.

Nosotros mismos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario