martes, 21 de agosto de 2012

La de Rizos Dorados---Capitulo 1


La Historia de la Reina y una Leyenda Nace.

Había una vez, hace mucho tiempo. 

Una joven muy bella como un atardecer de otoño; con el cabello tan dorado como los rayos de sol y los ojos tan azules como un océano inmenso, su cara reflejaba una amabilidad y una felicidad muy grande a sus tan solo dieciocho años.

Pero su alma no era para nada similar a su bella figura, en el fondo la joven era una mujer avariciosa, egoísta, maligna, sin piedad y sin corazón, su único propósito en la vida era dejar de trabajar en el campo y convertirse en la única y más poderosa gobernante de Carpathea.

Carpathea. Carpathea era un hermoso y pacifico lugar, un gran reino con alegre poblado y riqueza inigualable a otros reinos de toda la tierra de Apriccea, nada ni nadie se comparaba a él y a su rey, Remmund Xll, un hombre de gran bondad además de justo y con gran sentido del humor.

Mas allá del gran castillo, en las afueras del reino, existía un gran y hermoso rio, tan majestuoso que parecía mágico, tan transparente que parecía un cristal y no agua, los ciudadanos y el rey se sintieron tan maravillados al verlo que decidieron nunca beber de su agua.

Al otro lado del rio solo se veían muchos árboles, algunos desconocidos para muchos habitantes, a lo cual el rey mando traer a personas de otras tierras para saber qué tipo de arboles eran y que era lo que había al otro lado del rio, vinieron hombres y mujeres sabios de muchas partes de Apricciea, pero todo el que se adentraba en el otro lado del bosque nunca volvía.

Así que se decidió que nunca se cruzaría el rio por nadie del reino.

El rey Remmund era un hombre viudo y viejo y se estaba cansando, así que un día le dijo a su hijo Remmund Xlll que tendría que conseguirse una esposa para que reinase con el Carpathea. Ahora en lugar de los sabios hombres y mujeres, el reino se lleno de princesas caprichosas, jóvenes ricas y arrogante y muchachas codiciosas.

Es en ese momento que la chica de cabello dorado decidió actuar, un día ella se levanto; se lavo el cabello y la cara mientras que su madre le remendaba un vestido muy viejo. Al final de todo aquel fino tratamiento la chica quedo radiante y mucho más bella que nunca.

Además de bella la joven era muy inteligente, así que cuando tuvo que impresionar al joven uso todos sus encantos y actuó inocentemente, que al poco tiempo se casaron. Al poco tiempo el príncipe se dio cuenta de la maldad de la chica y de sus intenciones.

Nunca nadie supo cuando ni como, o si era verdad o solo rumores, pero el Rey y el Príncipe murieron en la misma noche misteriosamente, dejando a la chica de cabellos dorados como la única gobernanta de Carpathea.

La Reina Teneris.

El reino entero tenía miedo de ella, y Teneris no tuvo piedad de nadie, alargo los horarios de trabajo en el campo gasto mucho en cosas inútiles que solo iban a servir para ella, impuso nuevas leyes muy injustas y explotaba hasta el más pequeño de sus ciudadanos con tal de tener más.

Derrochando la fortuna del reino, Teneris decidió atacar a varios otros reinos de Apricciea, Se inicio una guerra muy grande que dejo a muchas familias destruidas y los campos poco a poco fueron muriendo, aun así Teneris perdió no solo las batallas sino que también perdió la riqueza de Carpathea, muchos hombres además de la simpatía de toda Apricciea.

Al poco tiempo de que el Príncipe hubiera muerto, la reina se entero de que estaba esperando un hijo, Teneris se enfureció y maldijo a todos, así que pensó que cuando naciera podría abandonarlo en el bosque. Y así sucedió al nacer su hija, fue una niña de gran belleza igual que su madre, pero de alguna manera más inocente y bella, la reina la desprecio al instante.

Así que al nacer la niña en una noche de luna llena, la reina sigilosamente la mando con la sirvienta del castillo Medaila al bosque, le ordeno abandonarla en el rio y así la niña muriera por culpa de la naturaleza.

A pesar de que la reina lo había ordenado, Medaila no tuvo el valor y el corazón de dejarla en el rio, así que como ella era la única que podía ir y regresar a través del bosque la dejo en una cueva dentro del bosque en medio de la noche y le prometió que regresaría por ella.

La reina Teneris nunca sospecho nada. Y felicito a Medaila dándole una habitación en el castillo un poco más grande. Medaila al día siguiente regreso al bosque pero la niña ya no estaba, pero entonces a lo lejos logro ver sus pequeños cabellos dorados brillar con la luz de la luna y cabalgando en un gran oso marrón, Medaila supo entonces que la princesa era parte de una gran leyenda.

Continuara...

No hay comentarios:

Publicar un comentario